El mundo de Beakman

Quizás no sean muchos los que se acuerden de esta entretenida serie de TV, a mi gusto una de las mejores series educativas que se han echo y quizás una de los menos valoradas.
Allá por la década de los 90 los niños teníamos (y digo” teníamos” por que yo también me incluyo entre esos niños de la década de los 90) una programación decente con series de todo tipo, desde caricaturas como Thundercats, He-Man, Transformers, Los Halcones Galácticos hasta series educativas como esta Beakman World de la cual os voy hablar y no la sarta de tonterías que ponen ahora en TV, tanto en la televisión publica como en la privada…

Pero bueno, para no perder tiempo en temas que no vienen al caso y como tampoco soy una bibloteca dejen que os ponga un extracto de nuestra “maravillosa y querida” Wikipedia:

El mundo de Beakman (en inglés: “Beakman’s World”) fue un programa de televisión educativo basado en la tira cómica You Can with Beakman and Jax, creado por Jok R. Church[1] y producido por ELP Communications, Columbia Pictures Television, y Columbia TriStar Television Distribution. La primera aparición tuvo lugar en septiembre de 1992, en el canal The Learning Channel (TLC) de Estados Unidos, alcanzando a nivel nacional 225 emisoras. El 18 de septiembre de 1993 se trasladó al horario infantil matutino de la CBS. En el cenit de su popularidad, era visto en 90 países alrededor del mundo. La serie fue cancelada a mediados de 1998. El mundo de Beakman ha ganado más de 25 grandes premios.

El programa protagonizado por Paul Zaloom como Beakman, un científico excéntrico que hace experimentos cómicos y demostraciones, a veces a petición escrita de los televidentes, para ilustrar los conceptos básicos de la ciencia, como la densidad o la electricidad.

Durante años, Beakman ha sido ayudado en sus experimentos por una mujer. De 1993 a 1994, fue Josie (Alanna Ubach); de 1994 a 1995 Liza (Eliza Schneider); de 1995 a 1996 Phoebe (Senta Moses). Beakman también estuvo acompañado en sus programas por Lester “la Rata de laboratio” (Mark Ritts) y Ray el camarografo. En el episodio piloto, Lester era un títere controlado por Mark Ritts, pero para grabar la serie, Mark Ritts terminó disfrazándose él mismo de rata. Algunas veces Lester se resistía a ayudar a Beakman en sus experimentos, pero éste le persuadía prometiéndole comida. La actriz Jean Stapleton también apareció en el show haciendo el papel de la madre del científico.

Una de las frases características de Beakman era: “¡Bada bing, bada bang, bada Beakman!”[3]

Tanto al comienzo como al final del programa, y a veces antes y después de la publicidad intermedia, se insertaban escenas de dos pingüinos, Don (con voz de Bert Berdis) y Herb (con voz de Alan Barzman), en el Polo Sur, viendo El mundo de Beakman por la televisión. Mark Ritts (Lester) también fue uno de los titiriteros que manejaba a los pingüinos.

En resumidas cuentas a mi gusto es de ese tipo de series para las que no pasan los años y que pueden ver grandes y pequeños y disfrutarla a partes iguales, los mas pequeños se lo pasaran en grande con las locuras de Beakman aprendiendo en el transcurso mientras que los mas grandes se lo pasaran como niños intentando emular los experimentos de este científico loco.

Anuncios

Avatar de James Cameron

En esta ocasión quiero hablaros sobre Avatar de James Cameron, director que por cierto siempre me pareció uno de los mas sobrevalorados de la historia del cine por culpa de su enorme éxito con Titanic, y es que si bien fue una adaptación decente de una historia tremendamente aburrida no es menos cierto que ni mucho menos merecía los 11 Oscar que gano, aunque en esta ocasión he de reconocer que al menos por mi parte se ha redimido.

Avatar no tiene un argumento original, de echo su argumento es uno de los mas utilizados desde que el cine es cine, pero el arte no consiste en crear algo nuevo si no en agarrar algo existente y convertirlo en arte, y eso es precisamente lo que ha conseguido James Cameron con esta película que sin duda merece estar entre las mejores de la década. Gracias a sus efectos especiales, su hermosa escenografía y el sentimiento que trasmiten los modelos 3D de los protagonistas consiguen que por algo mas de 2 horas el espectador se sumerja por completo en Pandora, el mundo en el que transcurre la película, sin duda alguna ha conseguido convertir su obra en un punto de referencia y es que a partir de ahora cualquier película que pretenda destacar por sus efectos especiales va a ser comparada irremediablemente con Avatar.

Y regresando a su argumento, como dije antes no es original ni mucho menos, mezcla elementos de muchas otras películas añadiéndole un “pequeño” incentivo que da nombre a la película y consigue que muchas personas se sientan mas identificadas con los protagonistas, los Avatares ¿quien no ha jugado alguna vez a videojuegos estilo World of Warcraft y ha deseado convertirse en su Avatar y formar parte de ese mágico mundo? James Cameron juega con esa idea y es que el argumento gira en torno a un veterano de guerra paralitico que tiene que sustituir a su hermano gemelo fallecido en una investigación militar donde tiene que controlar un Avatar – un cuerpo sin vida creado biológicamente a partir de los aborígenes que habitan Pandora – en una misión de infiltración que termina transformándose en una épica aventura con fantasía, acción, ciencia ficcion, algún que otros toque de humor y por supuesto amor, algo que no podía faltar en una película dirigida por un director mitificado por haber echo una de las mayores pasteladas de la historia del cine.

Otra cosa que me llama la atención es el valor que tiene James Cameron a la hora de hacer el reparto, al igual que hizo con Titanic se decanto por actores “no-tan-conocidos” para protagonizar su película – como Sam Worthington (Terminator: Salvation) – en vez de escoger actores con mas cache que vendieran entradas por si solos (Brad Pitt, por ejemplo) lo cual es digno de elogio ya que en vez de contratar estrellas se dedica a crearlas (James Cameron también fue quien eligió a Sam Worthington para el papel de Marcus Wright en Terminator: Salvation), y es digno de elogio no por que lo intenta, si no porqué lo consigue, con Terminator: Salvation, Avatar y próximamente el Remake de Furia de Titanes Sam Worthington va a convertirse en uno de los actores masculinos mas solicitados del panorama sin duda alguna.

Y dicho esto no me queda otra cosa que decir mas que recomendaros que vayáis al cine y lo comprobéis con vuestros propios ojos, os aseguro que si no os enamora al menos no os dejara indiferentes.

Critica: Dragon Ball Evolution

Dragon Ball EvolutionNo soy crítico de cine y probablemente no soy el mayor experto en redacción pero puedo presumir de algo y es de tener las ideas bien claras.

Para empezar tengo que decir que cuando voy al cine a ver una película sigo unas sencillas normas, y en el caso de películas basadas en libros, series o videojuegos que haya leído/visto/jugado la primera norma que sigo es olvidarme del argumento del libro, serie o videojuego y valorar la película por como es, ya que puede darse el caso donde la película sea buena a pesar de no guardar demasiada relación con la obra original, véase el caso de Resident Evil 1 (únicamente la primera película…) donde a pesar de no tener NADA que ver con el argumento original realmente no me encontré con una mala película – quizás no una obra maestra pero no una mala película – pero claro, ese no es el caso de Dragon Ball Evolution.

Todo buen critico sabe que ha de comentar que le ha parecido la película sin destripar el argumento, pero en este caso es una perdida de tiempo puesto que todos ya hemos visto la serie o leído el comic. Tal como dije intente valorar la película independientemente de lo mucho o poco que se pareciese a la obra original, pero aun en ese caso estamos hablando de una mala película de artes marciales con unos efectos especiales mas que cuestionables que solo atrae al publico por estar basada en una obra tan conocida como Dragon Ball, obra a la que solo hace referencia en el titulo ya que han cambiado el argumento de pies a cabeza, inclusive las personalidades de sus personajes, para hacer una adaptación cinematografica mar acorde a los tiempos que corren hoy en día, lo cual no seria del todo incorrecto si lo hubieran echo decentemente y no así:

Son Goku no es aquel niño extraterrestre con cola cuya inocencia le hacia ser merecedor de volar en la nube Kinton y que por accidente mato a su abuelo Son Gohan, aquí es un adolescente rebelde mas interesado en conquistar a las muchachas de su instituto que de entrenar artes marciales al que dudo mucho que la nube Kinton dejase subir a sus espaldas.

Yamcha no es aquel bandido experto en artes marciales al que le daban miedo las mujeres, aquí es un ladronzuelo de poca monta que no sabría dar mas de 2 golpes seguidos sin perder el equilibrio y con el descaro suficiente para tirarle los tejos a cualquier mujer que se le cruce por delante.

Chichi no es aquella niña tímida enamorada de Son Goku con un padre enorme, temido por muchos, la han convertido en una adolescente que entrena artes marciales a espaldas de sus padres la cual no se corta a la hora de hacerle proposiciones indecentes a Son Goku.

– ¿Krilin? Desaparecido… se ve que no interesaba este personaje, no importa que fuese uno de los personajes principales de la obra original en una buena parte de la primera parte de la trama.

Muten-Roshi no es un viejo verde, a este se le ve bastante jovencito y tampoco vive en una isla desierta en medio del mar, si no en medio de un islote en medio de la ciudad. El sobrenombre de maestro Tortuga ha perdido todo su sentido en Dragon Ball Evolution ya que en ningún momento se ve rastro alguno de tortugas, ni la típica concha en su espalda, ni su compañera la tortuga parlante… no es calvo (uno de sus rasgos mas característicos) y solo luce sus típicas gafas de sol durante una escena que dura poco mas de 10 segundos.

Si nos paramos a comparar uno por uno a todos los personajes tendría algo que decir sobre todos y cada uno de ellos, pero probablemente me alargaría demasiado, así que en vez de eso solo me queda por decir que si eres fan de Dragon Ball y quieres pasar un buen rato mejor busques en tu estantería aquellos viejos comic’s que tienes acumulando polvo, por que esta película no vale ni para pasar el rato a no ser que quieras ver con tus propios ojos lo mala que es.