Avatar de James Cameron

En esta ocasión quiero hablaros sobre Avatar de James Cameron, director que por cierto siempre me pareció uno de los mas sobrevalorados de la historia del cine por culpa de su enorme éxito con Titanic, y es que si bien fue una adaptación decente de una historia tremendamente aburrida no es menos cierto que ni mucho menos merecía los 11 Oscar que gano, aunque en esta ocasión he de reconocer que al menos por mi parte se ha redimido.

Avatar no tiene un argumento original, de echo su argumento es uno de los mas utilizados desde que el cine es cine, pero el arte no consiste en crear algo nuevo si no en agarrar algo existente y convertirlo en arte, y eso es precisamente lo que ha conseguido James Cameron con esta película que sin duda merece estar entre las mejores de la década. Gracias a sus efectos especiales, su hermosa escenografía y el sentimiento que trasmiten los modelos 3D de los protagonistas consiguen que por algo mas de 2 horas el espectador se sumerja por completo en Pandora, el mundo en el que transcurre la película, sin duda alguna ha conseguido convertir su obra en un punto de referencia y es que a partir de ahora cualquier película que pretenda destacar por sus efectos especiales va a ser comparada irremediablemente con Avatar.

Y regresando a su argumento, como dije antes no es original ni mucho menos, mezcla elementos de muchas otras películas añadiéndole un “pequeño” incentivo que da nombre a la película y consigue que muchas personas se sientan mas identificadas con los protagonistas, los Avatares ¿quien no ha jugado alguna vez a videojuegos estilo World of Warcraft y ha deseado convertirse en su Avatar y formar parte de ese mágico mundo? James Cameron juega con esa idea y es que el argumento gira en torno a un veterano de guerra paralitico que tiene que sustituir a su hermano gemelo fallecido en una investigación militar donde tiene que controlar un Avatar – un cuerpo sin vida creado biológicamente a partir de los aborígenes que habitan Pandora – en una misión de infiltración que termina transformándose en una épica aventura con fantasía, acción, ciencia ficcion, algún que otros toque de humor y por supuesto amor, algo que no podía faltar en una película dirigida por un director mitificado por haber echo una de las mayores pasteladas de la historia del cine.

Otra cosa que me llama la atención es el valor que tiene James Cameron a la hora de hacer el reparto, al igual que hizo con Titanic se decanto por actores “no-tan-conocidos” para protagonizar su película – como Sam Worthington (Terminator: Salvation) – en vez de escoger actores con mas cache que vendieran entradas por si solos (Brad Pitt, por ejemplo) lo cual es digno de elogio ya que en vez de contratar estrellas se dedica a crearlas (James Cameron también fue quien eligió a Sam Worthington para el papel de Marcus Wright en Terminator: Salvation), y es digno de elogio no por que lo intenta, si no porqué lo consigue, con Terminator: Salvation, Avatar y próximamente el Remake de Furia de Titanes Sam Worthington va a convertirse en uno de los actores masculinos mas solicitados del panorama sin duda alguna.

Y dicho esto no me queda otra cosa que decir mas que recomendaros que vayáis al cine y lo comprobéis con vuestros propios ojos, os aseguro que si no os enamora al menos no os dejara indiferentes.

Anuncios